Y es así como todo termina. Con un pequeño suspiro y un enorme silencio. El día se cansa y olvida su tiempo. El llanto mantiene aún su lamento.

Anuncios