Hoy no tengo nada que decirte.

Sólo siéntate a mi lado y dejame sentir tu hombro junto al mío, como cuando nos conocimos en casa de aquel amigo, como cuando en la playa no querías nadar y yo no quería alejarme de ti.

Hoy quiero recordar… quiero que me ayudes a llenar esos vacíos en mi pasado, pues mi mente está cansada de pensar. Y yo ya no quiero avanzar.

Estás tan atrás, en mi infancia, en mi camión de madera… conduciéndolo al olvido, a la nada.

Ayúdame a recrear, y sé mi diosa y no te vayas. Y no te vayas. Pondré veredas rosadas en la calle donde tu  inocencia fue robada, pondré ventanas eternas y sonido en tu boca, podrás gritar y podrán oírte.

Tengo tanto pasado que pesa. Tienes tanto olvido que vuelas.  Ven y olvida mi pasado, y yo recordaré tu presente.

Estoy aquí. Sin nada más que mi sinceridad y mi vergüenza. Con todo lo demás estorbando mi corazón.

Anuncios