El Islam es una religión racional: todos sus principios y mandamientos se hallan basados en un profundo razonamiento.[…] El cerdo es, por naturaleza, haragán e indulgente en el sexo; le disgusta la luz del sol y carece de energía para luchar; come casi todo lo que encuentra a su alrededor, sea excrementos o cualquier inmundicia. De todas las carnes de animales, el cerdo constituye la cuna más grande de gérmenes dañinos y es el principal reservorio para la infección humana.

Visto en: Menéame

Enlace Original: Revista Arabe

Anuncios